Poniente

imagen-1

 

Siempre he dicho que parte de mi filosofía de vida es “Vivo para comer y como para vivir”; y cuando existe una amplia variedad de propuestas culinarias, es cuando mejor aplico dicha forma de disfrutar.

El pasado sábado 1ro de Octubre (sí, ya lo sé, un poco atrasado), se celebró en Guadalajara, Jalisco. México. El festival de comida “Poniente a las Brasas” de Vinisfera en el Parque Trasloma. Un festival que tenía la particularidad de que todo aquello que fuera servido, debía ser preparado a las brasas.

imagen-2

 

El evento, claramente, iba dirigido a la sociedad pudiente de la cuidad, pues eran propuestas algo elevadas de precio, debido a su etiqueta de “Cocina de Autor”. El precio de la entrada era de $250.00 (que ya con eso sabemos que no es para todo el público), el cual incluía un vaso conmemorativo del evento y una cerveza Minerva de cortesía.

Al entrar al recinto en cuestión, uno se da cuenta de la calidad del lugar (yo nunca había entrado), un espacio al aire libre que es usado como salón de eventos (bodas y graduaciones). Pero de esos lugares pro, con lago artificial, fuentes y caminos arbolados, todo un patio de juegos.

El calor era bastante alto, ya que como mencioné por Periscope, había llovido por la mañana y al salir el sol, el calor comenzaba a volverse húmedo y a evaporar los vestigios restantes del agua matutina. Sin embargo, a pesar de eso, era soportable con la frescura de una cerveza helada y el olor de la carne sobre las brasas.

imagen-3

 

Que hablando de carne, hablemos de los platillos que tuve la dicha de degustar.

Comencé mi tour gastronómico por el restaurante llamado Puercoespada, el cual es conocido en la ciudad como una de las mejores nuevas propuestas en “comedera”, dato que me pareció lo más equivocado. Tenían 3 platillos, tacos de frijoles o papa, tacos de marlín o atún y brochetas de camarón con papá y cebolla. Yo me decidí por este último, ya que los anteriores lucían más como tacos quemados más que dorados. He de ser honesto, no me gustó la brocheta, pues no era nada del otro mundo. Lo siento Puercoespada, pero no pasaste mi prueba.

 

imagen-4

 

Después decidí degustar el “Sandwich de Chancho” del restaurant Chancho que con una vista sencilla, cumple más de lo que debe. Carne de cerdo tan bien hecha, que llega a deshacerse en la boca, como sui se tratase de un M&M. Esta delicia de carne dentro de un pan a la plancha perfectamente dorado, llegando al punto de textura blanda y dorara, es decir, crujiente por fuera y suave por dentro. A esto agreguen que tenía una salsa/ensalada de pepino o calabacita con cebolla morada exquisita. Sin duda una delicia al paladar. ¡Bien hecho, Chancho!

 

imagen-5

 

Posteriormente compré un agua de la Nevería Le Garraf, que quizás, no es la gran cosa, pero creo que el litro de agua me pareció bien, simple pero bien. Refrescante para el calor que para ese momento hacía.

Pasando por otro de los exponentes gastronómicos presentes, me topé con la Panga del Impostor, restaurante famoso por sus tacos de chicharrón con pulpo, los cuales no trajeron en esta ocasión y me quedé con ganas de probar; pero que desquité con un “Sandwich de Cerdo Glaseado”. La verdad, este platillo y otro que hablaré más adelante son los que se llevaron mi sorpresa, pues este, a pesar de su tamaño pequeño es un verdadero golpe de sabor. Un cerdo suave que se disfruta deshebrar bañado en salsa de ostión dentro de un bollo recién horneado. Señores, el sabor que desprendía esta delicia, era espectacular. La mezcla de los ingredientes fue tan perfecta que, como Neptuno en Bob Esponja, merece ser repetido otra vez (ok, es una muuuuy pésima referencia, además de desagradable, pero espero se comprenda mi contexto). ¡La Panga del Impostor tiene un 10 bien ganado!

 

imagen-6

 

Posteriormente, decidí probar los Fürter Hotdogs, hotdogs gourmet que manejan 2 tipos de salchicha: Frankfurt (Res y Cerdo) y Bratwurst (100%Cerdo). Dentro de su menú, vendían 3 tipos de dogos: Klassiker (salchicha Frankfurt, mostaza Dijón y Saverkrout [col agria]), Mexa (combinación de aguacate, tocino crujiente y mayonesa de jalapeño) y Champagnat (costra crujiente de queso gouda con champiñones incrustados a la plancha); siempre acompañados de unas papas fritas. Yo tuve la oportunidad de probar el Mexa, y posee un sabor equilibrado y agradable. Pan en su punto, salchicha bien cocida (o asada) y complementos que cuadran perfecto. ¡Muy bien, Fürter Hotdogs!

 

imagen-7

Finalmente, y ya de salida, ya que decidí comprar para llevar; pasé a Ankkara Döner & Burger, un restaurante de comida turca, en el cual tuve la oportunidad de probar una especie de burrito (lo llamaré así, porque no recuerdo el nombre), que tenía carne de cordero dentro de pan Pita y acompañado de lechuga y cebolla, además de una sangría turca. A simple vista, no parece nada del otro mundo, pero lo que hizo la magia fue la salsa de pimiento (que parecía guacamole) picante, que mezclado con el platillo, crean una fiesta de sabor en tu boca. Una joya por parte de Ankkara. Que por cierto, como comentario extra, este platillo, a pesar de llevarlo cerrado y “hermético”, apestó mi mochila toda la semana.

 

imagen-8-1

 

Acto seguido, me di a la tarea de comprar, las que para mí son, las mejores costillas de Guadalajara. Unas Baby Ribs (que miden 34 – 40 cm) de Lupes BBQ. Unas costillas estilo barbecue que se deshacen solas y no hay lucha alguna para separarlas. Eso sí, siempre acompañada, ya sea de macarrones con queso o con un elote dulce asado. Por cuestiones de gusto, elegí el elote, lástima que en esta ocasión no traían sus deliciosos frijoles con tocino. Estas costillas son simplemente, ¡PARA CHUPARSE LOS DEDOS! (Disculpen la imagen, por error eliminé la que había yo tomado)

Y para cerrar con broche de oro, una media docena de donas Jolly Molly, con las cuales tengo una relación de amor y odio, ya que me prometían ser de las mejores donas que existen y más de una de las que compré resultó ser más de lo mismo, sin embargo, otras resultaron ser una sorpresa, como la de chocolate con malvavisco y galleta de chocolate, o la de mermelada y mantequilla de maní.

 

imagen-10

 

En conclusión, Poniente a la Brasas, fue una excelente opción, aunque elevada en precio, para escapar de la rutina culinaria que ofrece esta ciudad. Cosas nuevas, propuestas variadas y sabores curiosos. Vale la pena esperar la próxima edición.

No se olviden de dejar un comentario, compartir y escuchar toda la programación en formato Podcast de Estudio Geek asi como toda nuestra sección editorial en Blog, que al final lo hacemos para brindarles un momento de entretenimiento.

Podcast: Spreaker.com/estudiogeek
Twitter: @estudiogeek01
Facebook.com/estudiogeek
Blog: estudiogeekblog.wordpress.com

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s