El Debate

Es de humanos querer tener siempre la razón, parte de su naturaleza. Por ello, siempre que se cuestionan sus puntos de vista o sus ideas o ideales, este busca ganar a toda costa y crear una especie de guerra verbal con aquel que lo retó. Es por eso que con el paso del tiempo, se…

Crónicas de noches lluviosas (Parte 1)

La vida es diferente para cada uno de nosotros. Algunos reciben más golpes que otros. Otros, por un lado distinto, reciben más premios por su mera suerte. Ese no es mi caso.

El Cumpleaños

“Hola, guapo. Tengo hambre… de ti. Te espero.” -decía su mensaje.

¡Vaya importancia!

Una vez más, despierto a solas en mi habitación. Nuevamente, el techo sucio al que debería estar acostumbrado. La vida no lo quiere así. Odio a esa desgraciada que rara vez me sonríe. “Debería de lavar y repintar esta habitación”, pensé. Una labor que dejaré para algún otro día. Otro día que cuente con ganas…

Como vivir un Festival de la Cerveza y no morir en el intento

Octubre, el mes favorito de muchos. Ya sea porque es el mes con más tinte otoñal, por el clima ideal para una bebida caliente; o ya sea porque es el mes del miedo y da paso a Halloween. Pero para los tapatíos como yo, octubre representa uno de los festivales incluyentes más importantes de la…

Odio levantarme temprano

Sonó el despertador. Eran las 3:30 de la madrugada. Odio levantarme temprano. La boca me sabía a cenicero después de la fiesta de unas horas antes. Buena fiesta. Alcohol, mujeres, buena música y la compañía de los buenos amigos. Miré mi cama. Sola. Fría. Sin calor humano que haga valer la pena el caer en…

Crónicas de una trilogía Recayente (parte 3)

“No recordaba cuando fue que comenzó a llover. Miguel Ángel miraba el techo de la habitación en la que se encontraba. Había un silencio que trae cierto nivel de tranquilidad y a la vez cierta sensación inquietud. Quizás porque aún no se acostumbraba a la calma que hay cuando se vive, aunque sea por un…

Crónicas de una trilogía Recayente (parte 1)

“Era una fría mañana de diciembre en Guadalajara. Un sábado para ser exacto. Desperté con el mismo ánimo de todos los días. Ninguno. Decidí lavarme la cara y y comer algo, no sin antes ponerme pantalones. Esos gastados trapos de mezclilla que he usado en diversas ocasiones durante un año. Abrí el refrigerador y sólo encontré…